Preguntas frecuentes

¿Qué es la Optometría?

¿Qué es la Contactología?

¿Qué es la Terapia Visual?

¿Qué es la Baja Visión?


¿Cómo puedo detectar si mi hijo tiene un problema visual?

¿A qué edad debo hacer la primera revisión a mi hijo?

¿Cada cuánto tiempo tengo que hacer revisiones visuales?

¿Pueden influir los problemas de visión en el rendimiento escolar de mi hijo?


¿A que edad se pueden utilizar las Lentes de Contacto?

¿Son mejores las lentes de contacto rígidas o blanda?

¿Cada cuánto tiempo tengo que hacer revisiones visuales si utilizo Lentes de Contacto?

¿Puedo practicar deportes si llevo mis lentes de contacto puestas?


¿Qué tipo de problemas se pueden tratar con Entrenamiento Visual?

¿A qué edad se puede empezar la Terapia Visual?

¿Cuál es el primer paso en la Terapia Visual?

¿Es necesaria la presencia de los padres en todas las sesiones de Terapia Visual?

¿Es importante la colaboración del paciente?


¿Daña el uso de pantallas de ordenador a la vista?

¿Cuáles son los principales problemas visuales que pueden aparecer por el uso de ordenadores?

¿Cuáles son las normas de higiene visual que disminuyen la fatiga visual?

 

 



¿Qué es la Optometría?

Es la ciencia que estudia los mecanismos visuales y las alteraciones no patologías que puede tener.

El fenómeno de la visión es muy complejo y en él intervienen multitud de mecanismos y actividades fisiológicas.

“Ver bien” no solamente significa ver nítido y enfocado. Además significa percibir, comprender, reconocer, recordar, discriminar la forma, el color y el movimiento, calcular la distancia y
la velocidad de los objetos. Y todo ello de forma cómoda y eficaz.

¿Qué es la Contactología?

Es una de las herramientas de las que se vale la Optometría para compensar problemas refractivos como la miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

Consiste en la adaptación de lentes de contacto de diferentes materiales y diseños.
También existen lentes de contacto especiales para tratar problemas específicos como queratocono, nistagmus, aniridia y control y reducción de la miopía.

¿Qué es la Terapia Visual?

Consiste en la realización de ejercicios visuales de forma controlada y programada para mejorar la habilidades visuales.

¿Qué es la Baja Visión?

Se engloba dentro de este termino las técnicas e instrumentos utilizados para mejorar la calidad visual de pacientes aquejados por patologías que disminuyen la visión (retinopatía diabética, pigmentaria, degeneración macular etc), y que no responden positivamente a los sistemas ópticos tradicionales como gafas o lentes de contacto.

Se unen la prescripción de sistemas ópticos complejo que producen un aumento de los objetos o del campo visual y entrenamiento visual especifico para utilizar mejor el resto visual.

 


¿Cómo puedo detectar si mi hijo tiene un problema visual?

La observación por parte de padres y profesores de los hábitos visuales del niño es, en ocasiones, decisiva para detectar posibles problemas de visión.

Si tu hijo tiene alguno de los signos o síntomas que se detallan a continuación, pide una cita para realizar un examen visual:

  • Falta de interés por la lectura bajo todas sus formas.
  • Las líneas son saltadas o releídas.
  • Pérdida del hilo de la lectura.
  • Lectura lenta o palabra a palabra.
  • El niño lee siguiendo con el dedo.
  • Evita toda tarea de cerca.
  • Rigidez corporal cuando quiere mirar lejos.
  • Vocalización en voz baja durante la lectura, constatada por el movimiento de los labios o de la garganta.
  • Giros extraños de las palabras, que persiste en 2º curso.
  • Incapacidad de recordar lo que ha leído.
  • Las letras o los signos son saltados o se juntan.
  • El texto de la lectura se tiene más cerca de lo normal.
  • Fruncimiento de las cejas, parpadeado excesivo u otras deformaciones faciales cuando lee.
  • Movimientos exagerados de la cabeza cuando lee.
  • Mala habilidad perceptiva.
  • Fatiga constante, nerviosismo, irritabilidad, u otro comportamiento anormal.
  • La cara muy cerca para escribir.
  • Fatiga o laxitud después de una tarea de cerca.
  • Falta de atención, tensiones o lloros.
  • Confusiones mirando de lejos, después de mirar de cerca.
  • Los objetos son vistos dobles.
  • Dolores de cabeza, nauseas o aturdimiento asociado al uso de los ojos de cerca.
  • Mala posición y postura leyendo.
  • Sensibilidad exagerada a la luz.
  • Estrabismo o bizquera.
  • Párpados rojos costrosos o hinchados.
  • Orzuelos frecuentes.
  • Ojos enrojecidos o lagrimosos.
  • Los ojos y los párpados arden.
  • Inclinación de la cabeza a un lado.
  • Frotamiento frecuente de los ojos.
  • Se cubre o cierra un ojo para poder ver mejor con el otro.
  • Pasos falsos y caídas frecuentes.
  • Mala coordinación del ojo con la mano, manifestada por la dificultad de jugar al tenis, atrapar una pelota u otra actividad parecida.
  • Avanzar la cabeza para ver mejor.
  • Tensión durante el trabajo de cerca.

¿A qué edad debo hacer la primera revisión a mi hijo?

La respuesta mas correcta sería “cuanto antes, mejor”.

Si tiene antecedentes familiares, el primer examen visual se debe hacer antes del año, pero se pueden realizar exámenes en bebes desde la primera semana de vida.

En cualquier caso, todos los niños deben realizar un examen visual completo antes de los tres años.

¿Cada cuánto tiempo tengo que hacer revisiones visuales?

La ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD recomienda que se hagan controles periódicos de la visión cada dos años.

Nuestro consejo es que entre el nacimiento y los 16 años, y a partir de los 40 años, estos controles se realicen anualmente, siempre respetando el calendario que establezca el especialista.

¿Pueden influir los problemas de visión en el rendimiento escolar de mi hijo?

Evidentemente. Más del 80% de la información que recibimos del mundo externo, nos llega a través de la visión. Este porcentaje alcanza el 100% cuando leemos.

Muchos niños clasificados de torpes, perezosos o incluso disléxicos, padecen de problemas en el sistemas visual que les impiden la lectura cómoda y eficaz, lo que les lleva a problemas de comprensión y rendimiento.

 


¿A qué edad se pueden utilizar las Lentes de Contacto?

No se puede hablar de una edad cronológica sino de una necesidad visual o social.

En ocasiones debemos adaptar lentes de contacto en bebes de semanas, en otros casos podemos esperar hasta los tres años o más. Pero siempre debe ser el Optometrista quien lo determine.

¿Son mejores las lentes de contacto rígidas o blanda?

Cada situación requiere un tratamiento y un tipo de lentes diferente adaptados al problema y necesidades de cada paciente.

Tu optometrista te informará de que tipo de lentes es la más adecuada para tu caso.

¿Cada cuánto tiempo tengo que hacer revisiones visuales si utilizo Lentes de Contacto?

Lo más normal es hacer revisiones periódicas semestrales. Pero debe ser el criterio de tu adaptador el que marque estos periodos.

¿Puedo practicar deportes si llevo mis lentes de contacto puestas?

Por lo general las lentes de contacto no son incompatibles con la practica deportiva, mas bien lo contrario.

No obstante cuando se adapte lentes, informa a tu Optometrista de tus aficiones y de la intensidad con la que practicas el deporte, ya que en ocasiones se pueden prescribir lentes de contacto especiales para la practica de determinados deportes.

Por ejemplo, si practicas deportes acuáticos como natación o buceo, es recomendable el uso de gafas de piscina y de mascaras de buena calidad, que se adapten perfectamente a tu fisonomía. Si practicas además deportes de montaña, como esquí o alpinismo, presta especial atención a la calidad y nivel de protección de los cristales de las gafas.

 


¿Qué tipo de problemas se pueden tratar con Entrenamiento Visual?

Prácticamente todas las alteraciones no patológicas de la visión como:

  • Ambliopía u ojo vago.
  • Problemas de visión binocular como estrabismos y supresiones.
  • Miopía progresivas.
  • Problemas de aprendizaje y percepción visual.
  • Fatiga visual y astenopias.

¿A qué edad se puede empezar la Terapia Visual?

Depende del niño. Generalmente cuando pueda colaborar, a partir de los dos o tres años.

¿Cuál es el primer paso en la Terapia Visual?

Antes de comenzar con la Terapia visual se hace un examen visual completo y se establece el diagnostico, después se traza un plan de trabajo y una secuencia de ejercicios programados para conseguir metas cada vez más complicadas.

¿Es necesaria la presencia de los padres en todas las sesiones de Terapia Visual?

No en todas, ya que algunas sesiones se destinan a que el niño trabaje en la consulta con el terapeuta y no se permite el paso a los padres, para evitar distracciones. Pero sí es necesaria su presencia en las sesiones en las que se muestra como se deben hacer los ejercicios en casa.

¿Es importante la colaboración del paciente?

Sin la colaboración del paciente y de los padres (en el caso de niños) no se pueden obtener mejoras con la Terapia Visual.

Es fundamental seguir el calendario de visitas y hacer los ejercicios que se mandan para casa.

 


¿Daña el uso de pantallas de ordenador a la vista?

El motivo por el que el uso de ordenadores daña la vista es la forma en la que se utiliza.

La distancia de trabajo corta (40 cm aproximadamente), La posición vertical de la pantalla y el tiempo que los ojos están fijos en ella produce los que se denomina como “síndrome visual informático”.

Las personas que padecen este síndrome no solamente padecen de problemas de visión, sino que además tienen problemas osteomusculares e incluso alteración del carácter.

¿Cuáles son los principales problemas visuales que pueden aparecer por el uso de ordenadores?

  • Cansancio visual.
  • Ojos rojos.
  • Sensación de cuerpo extraño.
  • Visión inestable.
  • Alteración de la percepción del color.
  • Dolor de cabeza.
  • Endoforia.
  • Problemas de acomodación.

¿Cuáles son las normas de higiene visual que disminuyen la fatiga visual?

  • Parpadear con frecuencia.
  • Mantener unos niveles de humedad adecuados en la habitación.
  • Regenerar el aire de la estancia.
  • Hacer descansos.
  • Cambiar las posición de mirada frecuentemente.
  • Evitar reflejos “parásitos” en la pantalla.
  • Utilizar mobiliario con diseño ergonómico.
  • HACER REVISIONES VISUALES ANUALMENTE.
Share this Page: